¿Cuál es la mejor alternativa para invertir el dinero?

28 de noviembre de 2012
COMENTARIOS

Encontrar un buen instrumento de inversión puede no ser tarea fácil para quien no conoce los vaivenes de la economía y solo busca proteger, y en un buen escenario multiplicar, los ahorros o el dinero extra que ha logrado acumular en un periodo de tiempo. Para conocer las mejores estrategias de inversión, Miguel Ángel Soto, académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, nos entrega algunos consejos. “Primero debemos conocernos a nosotros mismos y ser capaces de reconocer cual es nuestro apetito por riesgo. Aquellos que han desarrollado una alta capacidad para aceptar que su capital invertido muestre importantes variaciones, pueden invertir en instrumentos que exhiban una alta volatilidad y aquellos a quienes esto les resulte muy complicado deberán buscar inversiones más conservadoras y con menor volatilidad”, explica el académico, mientras enumera los principales instrumentos de inversión que nos ofrece el mercado.

Acciones: Podemos acceder a una amplia oferta de acciones, pero a su vez, podemos acoger estas – para el caso de las personas naturales – al mecanismo de beneficios tributarios asociados al artículo 57 Bis de la ley de la renta.

Bonos: Las empresas y personas naturales pueden acceder a invertir en Bonos de oferta pública a través de las diferentes corredoras de bolsa. Estos son instrumentos de renta fija emitidos por empresas privadas o estatales o emitidos por el Banco Central y los encontraremos emitidos en pesos o en Unidades de Fomento o incluso denominados en otras monedas. 

Depósitos a Plazo: Son, en definitiva otro tipo de instrumentos de renta fija que son ofrecidos por el sistema financiero y también, al igual que los bonos se pueden encontrar en Pesos; Unidades de fomento, Dólares, Euros, etc.

Fondos Mutuos: Estos instrumentos no hacen otra cosa que armar un portafolio que invierte en los instrumentos antes descritos (Acciones, Bonos, etc.) pero con la ventaja para el inversionista que los montos requeridos para invertir en estos instrumentos, así como los costos de transacción asociados, tienden a ser inferiores. A lo anterior hay que sumar el valor agregado que supone el tener a expertos manejando este portafolio, lo que debiera traducirse en ventajas asociadas al comportamiento de estas inversiones.

Fondos de Inversión: Se pueden catalogar como un sub-producto de los Fondos Mutuos que invierten en estrategias más específicas, como ser fondos de inversión en tecnología o en bienes raíces, etc. lo que permite al pequeño inversionista acceder a inversiones que, por los montos involucrados, no podrían acceder en forma directa.

Cuenta 2 de las AFP: Aquí se invierte, básicamente, en los mismos instrumentos antes descritos y el inversionista decide respecto de la estrategia que de acuerdo a su perfil (Agresivo, Conservador, etc.) más le acomoda. Así, si se trata de una persona más agresiva, escogerá el fondo A de la AFP e irá avanzando hacia el fondo E en tanto sea más conservador y esté dispuesto a sacrificar rentabilidad en pos de menor riesgo o volatilidad en sus inversiones.

A juicio del académico de la U. San Sebastián, un factor relevante que debe analizar cada inversionista, dice relación con el plazo por el cual quiere invertir. “Una persona joven que está invirtiendo una parte de sus ingresos mensuales en un APV, debiera estar dispuesta a invertir en los fondos con mayor volatilidad, ya que tiene un horizonte de inversión muy largo y durante el cual, si bien soportará fluctuaciones en el capital invertido, es altamente probable que esta estrategia le permita multiplicar sus ahorros”, dijo.

En cambio, “una persona mayor, o muy conservadora o que simplemente desee invertir por periodos muy cortos de tiempo, deberá buscar aquellas alternativas de menor volatilidad, que para estos efectos es sinónimo de riesgo”, recalcó.

Antes de invertir, es importante averiguar, preguntar e informarse. “No sólo se debe fijar en la rentabilidad pasada de un activo si no también cuan consistente es en el tiempo su capacidad para crear valor para los inversionistas.  No se contente con que le muestren cuán bien lo ha hecho el fondo A, B, o C comparado con su índice de referencia: Compárelo con otros que tengan la misma estrategia de inversión”, sostuvo el académico.

Fuente: USS

Comments